CABELLOS COLOR MEDIANOCHE

 

No quiero que temas,

de mis justificadas creencias,

resucito en tus espejos,

cuando la tan oscura noche

me llora y clama,

tan apasionada y consumida,

en un rubor de deseo obsesivo,

mi muy gustoso dulce de recuerdos.

 

Por siglos, simultánea.

Cicatrices y marcas de una cruz,

que aún me cuesta levantar.

Carne débil, de velos negros.

 

Bienaventurados arquetipos,

sigo siendo perpetuamente humilde,

cuando me levanto en mis huesos,

y recita mi existencia,

la reencarnación del amor.

 

Sin delito, más bien clásica en mi verdad.

Retorno a esa pálida promesa,

a esa boca cuyas palabras,

se hallan fallecidas.

 

No hay enfermedad ¡Querido mundo!

que apague la luz de esta obra.

Retiro mis lágrimas de sustancia vital.

Soy el agonizante despertar de la muerte,

tu conjuro de vergüenza desnuda.

 

Lejos de ser tu veneno,

ante mi agridulce amado,

busco un futuro de diálogos secos,

en contra del mismísimo Dios.

 

Camino hacia el talento de tu fe,

con un intercambio de pecados,

que reescribieron mis mandamientos,

mis raíces se reactivan,

y florezco en tus ojos,

siempre tuya…

 

 

Pamela Solange Villanucci Herrera

 

Semblanza: Le encanta escribir, pero sobre todo lograr que las palabras cuenten la historia a su manera. Publicación de uno de sus textos en La Antología “Entre Raíces”, espacio cultural La Terraza (Argentina)*Publicación de dos poesías en Antología “Esta tierra es nuestra” ,Trazo Lunar editora.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

MI NIÑA CONSENTIDA.

ATRAPASUEÑOS

E.H.N.I.